Actualizado

Actualizado a las

Más Tenis

mas tenis

jugadores

TENIS | MASTERS 1000 DE MADRID

Verdasco acabó con Nadal

El madrileño remonta en un gran último set ante el número dos del mundo y pasa a cuartos de final en Madrid, donde se enfrentará con Berdych.

Los tenistas, como los ciclistas en una gran vuelta, también tienen su día malo. Y en sobrevivir a él está la clave para llegar al final con opciones de triunfo. Rafa Nadal no lo superó y cayó por 6-3, 3-6 y 7-5 en tres horas y nueve minutos. Fernando Verdasco se quitó la losa del 13-0 que tenía en el cara a cara y mañana disputará los cuartos de final contra el checo Tomas Berdych, que ventiló a Gael Monfils con un doble 6-1.

Nadal, finalista el año pasado, tuvo 5-2 y saque en el tercer set para llevarse el partido y entonces de desinfló. Confirmó la cara mala de un partido que comenzó torcido. Desde ese 5-2, Rafa se montó en una montaña rusa y llegaron tres breaks del madrileño. El de Manacor llevaba este año once victorias sobre tierra, con los títulos de Montecarlo y Barcelona, sin ceder un solo set. Su racha sobre la arcilla se extendía a 22 victorias seguidas, desde la final de Roma que perdiera contra Novak Djokovic en 2011. En toda su carrera, su balance en su superficie fetén queda en 242-19.

Nadal, que dominaba a Verdasco por un rotundo 13-0 (la peor racha de un jugador en activo) apareció con los biorritmos bajos en medio del calor de Madrid. Sus tiros, blandos, no pasaban del cuadro de saque y el madrileño, que nunca le había arrancado un set en tierra, le quebró en el segundo juego, no consolidó en el tercero, pero volvió a hacer break para 4-2. En esa manga, el número dos del mundo sólo ganó diez puntos con su saque y 17 al resto. Mal síntoma en una manga que se alargó hasta una hora y seis minutos.

Pero según fueron ganando profundidad sus golpes, Nadal fue creciendo. Ayudado por las intermitencias de Verdasco (llegó a cometer tres dobles faltas seguidas en un juego). El de Manacor elevó el nivel de su servicio y cabalgó hacia el 6-3. En el tercer set, Fer se ofuscó con la pista (hizo gestos ostensibles de que resbalaba) y con su propia incapacidad de darle la vuelta al resultado. Pero Nadal le dejó entrar en el partido. Le abrió una grieta enorme. Y no pudo desaprovecharla. "Es el partido de mi vida", dijo Verdasco entre lágrimas tras dejar a Madrid sin su favorito. Fernando cometió nueve dobles faltas y 44 errores no forzados y aún así se llevó el duelo. La tierra azul, que acabó besando, dejará un malísimo recuerdo a Nadal, que advirtió que no volverá a jugar el torneo si se persiste en el azul. Felicitó a Verdasco por el partido, pero se quejó amargamente de que no podía tener buenos apoyos.

Estadísticas AS.com