Estas leyendo

Stepanek deja a España sin la sexta Ensaladera

Tenis | Final de la Copa Davis

Stepanek deja a España sin la sexta Ensaladera

Stepanek deja a España sin la sexta Ensaladera

Getty images

Tras la exhibición de Ferrer con Berdych, Almagro no pudo rematar

David Ferrer asombró ante Tomas Berdych pero Radek Stepanek no faltó a su cita postrera con la historia del tenis y en su final número 100, la Ensaladera se queda por segunda vez en Praga. El O2 Arena explotó como una olla a presión cuando el último revés de Nicolás Almagro dejó en la red los sueños españoles del sexto título en la Davis.

La rubísima Jana Novotna, el venerable Jan Kodes e incluso el robot conocido como Ivan Lendl perdieron su hierática compostura. El rudo Lendl, ciudadano estadounidense, cometió un gran exceso: abandonó el sólido chaleco beige que le había acompañado durante todo el fin de semana y se embutió en una chaqueta azul marino. Hasta la siguiente Copa Davis, si llega, no se verá algo igual en Praga.

Pese a la memorable exhibición de Ferrer, al que Berdych comparó con Nadal y Djokovic, España perdió porque levantar un 2-1 adverso, en pista y ambiente extraños y ante dos buenos jugadores, es algo que no concede el mínimo margen de error. Alex Corretja persiguió el máximo equilibrio entre la competitividad del e-qui-po y su cohesión interna, pero ahora se comprende por qué Feliciano López tenía sitio en este tipo de pista picante. Era una decisión dura que el mismo Corretja tuvo casi firmada. Sin reproches, sin Nadal y pese al fascinante Ferrer, el triunfo español en esta final pasaba por rebajar los riesgos que se acumulaban entre Berdych, Stepanek, la pista y el ambiente. El viernes, Almagro desgastó a Berdych, pero 56 errores no forzados le hundieron ante Stepanek en una ciénaga de presión y agarrotamiento que acabó tragándoselo. Los checos tuvieron en pista a Berdych y Stepanek durante más de 20 horas combinadas. Les exprimieron, pero dio resultado. Pequeño detalle a pequeño detalle se gana una final.

En fin, Ferrer voló como un cohete fulminante de mascletá ante un aplanado Berdych que, en comparación, parecía ir con los pies hundidos en cemento fresco: el 6-2, 6-3 y 7-5 valía a Ferrer su triunfo número 76 de 2012, plusmarca del año en la ATP y sellaba el 2-2 en la final.

Pronto, Stepanek atacó frontalmente a Almagro, que nunca (pese a 15 aces y 47 golpes ganadores) encontró el sitio en la pista bajo el asalto sostenido de Steps: 6-4, 7-6, 3-6, 6-3 Tras aquel revés de Almagro a la red, la Ensaladera se queda en Praga. Pero este e-qui-po de España, "puede ganar allá donde vaya, tiene que salir a ganar siempre". Palabra de Alejandro Corretja

También te puede interesar