Actualizado

Actualizado a las

US Open

us open

jugadores

US Open | SEMIFINALES

Los tornados y Djokovic barren el sueño de David Ferrer en NY

Los tornados que salvaron a Djokovic dejaron paso ayer a un sol radiante: sin viento ni monsergas, Novak arrojó la careta de Joker y apareció listo para atacar.

Alejandro Delmás

Nueva York

Los tornados y Djokovic barren el sueño de David Ferrer en NY Ampliar
David Ferrer se lamenta en un momento del partido. | REUTERS

Los tornados que barrieron los parques neoyorquinos del Queen's en la madrugada del sábado se llevaron también por delante a la caricatura que, el mismo sábado, salió a la pista Arthur Ashe bajo el nombre de Novak Djokovic. En los 32 huracanados minutos de juego del sábado, David Ferrer torturó a la sombra que se hacía pasar por el vigente campeón del US Open. Pero...

Esa tarde del sábado, la policía ordenó la evacuación del recinto de Flushing Meadows ante la alerta por climatología inclemente. Ahí, David Ferrer mandaba por 5-2: a base de piernas y movilidad, Ferrer, el Ferru, iba reventando todos los trucos del artista conocido por Novak Djokovic. Las rachas de viento huracanado molestaban la precisión y el swing de los tiros de Djokovic, que no estaba por la labor de moverse: justo lo contrario de Ferrer, todo piernas, todo corazón... y provisto de un swing más corto, que permite montar respuestas rápidas ante bolas volanderas. Ya en la primera semifinal, los vendavales desquiciaron a Berdych ante Murray: el checo, con su 1,96 de altura y su larguísimo swing o recorrido de golpeo, acabó hecho un armatoste que tiraba palos de ciego: 64 errores no forzados. Ante Ferrer, Djokovic veía ese abismo que engullió a Berdych. Pero ahí llegaron la alerta, la suspensión y la evacuación.

Los tornados que salvaron a Djokovic dejaron paso ayer a un sol radiante: sin viento ni monsergas, Novak arrojó la careta de Joker y apareció listo para atacar, rearmado por su equipo técnico. Valiente, Ferrer resistió la carga del Joker y remató el set inicial en 6-2: primer (¿y único...?) set que Djokovic cede en este US Open, donde el serbio no pierde desde la final de 2010 ante Nadal. Ya era otro Djokovic: se lanzó a la yugular de Ferrer, sumó ocho de nueve puntos para abrir el segundo set... y ahí, Novak demarró hasta 5-0, de paso para 6-1.

Con latigazos limpios, cristalinos, Djokovic abría la pista Ashe y masacraba a Ferrer de revés a revés. Novak servía misiles inteligentes (72% de puntos con primeros servicios) y asestó el golpe de gracia al romper el servicio del Ferru con 3-3 en la tercera manga: con la pérdida de ese tercer set se disipaban los sueños de Ferrer, que combatió como sabe: hasta el fin. "Nada que decir sobre la programación y los cambios. Djokovic ha sido mejor que yo y sólo importa que ganó él", resumió Ferrer, que, ipso facto, se montó en el avión especial contratado por la Federación Española para prepreparar desde hoy mismo en Gijón la semifinal de la Copa Davis. Esta semana, ante EE UU, David Ferrer Ern, número cinco del mundo, es el uno de España.

Estadísticas AS.com