Estas leyendo

Nadal gana su cuarto título en la hierba, el 66 de su carrera

PERFORM

TORNEO DE STUTTGART

Nadal gana su cuarto título en la hierba, el 66 de su carrera

Es el número 66 de su carrera. Se impuso a Troicki por 7-6 y 6-3 y pasó la prueba sobre la hierba, donde no accedía a una final desde 2011 en Wimbledon.

Con efectos y ángulos propios de los zurdos en hierba, como si fuera Jimmy Connors o, sobre todo, John McEnroe, Rafael Nadal Parera firmó en Stuttgart el cuarto título sobre hierba en toda su carrera, que agrupa un total de 66. Nadal no vencía en un Campeonato sobre césped desde 2010, en Wimbledon.

A 25 grados de temperatura, con 44% de humedad y tras hora y 26 minutos en el Weissenhof Tennis Club sobre el pasto semidesgarrado de la Pista Central, Rafa Nadal concretó su quinta victoria en cinco partidos sobre el serbio Viktor Troicki (número 28 de la ATP): el tanteo de 7-6 (3) y 6-3 deposita por tercera vez la Mercedes Cup de Stuttgart (más un fabuloso Mercedes AMG GTS) en manos de Nadal: las anteriores fueron en 2005 y 07, siempre sobre tierra batida. Se trata del segundo título en este 2015 para Nadal. El primero fue sobre tierra, en Buenos Aires: un torneo ATP 250, como el de Stuttgart.

Troicki pisó la hierba raspadita del Weissenhof con su 1,93 de altura, sus aparatosas gafas reflectantes... y su saque-cañón, que permitió al de Belgrado ganar los nueve primeros puntos al servicio y 16 de los 17 primeros. Rafa conectó cinco saques directos en sus cuatro turnos iniciales al servicio. Mientras, y con latigazos planos, Troicki, dispuso de un único punto de break ante el saque de Nadal justo en el primer juego de Rafa al saque. Pero Nadal descargaba el napalm de un servicio variado, que rodaba y se enroscaba como un torbellino sobre el pasto abrasado. Ese arma de disuasión fue rescatando a Nadal: como cuando Rafa se vio exigido al límite, al servir con 4-5 y 0/30. Al llegar el tie-break, Troicki solo había cedido un punto con primeros servicios. Justo ahí, para abrir la llamada ‘muerte súbita’, un espectacular resto en passing de revés lanzó a Rafa hacia una ventaja agigantada por vital doble falta de Troicki.

Con su noveno saque directo (once en total y punta a 207 km/h, por ocho de Troicki), Nadal dominó por 7/3 ese juego decisivo. Ahí ya fue como si se abriera la hierba a los pies del serbio, privado de respuestas.

En la segunda manga, Rafa quebró a Troicki para escapar con 4-1. El serbio ya no pudo cerrar esa brecha y Nadal remató partido y título al tercer match-point con un macizo smash. Rafa ganó el 85% de puntos con primeros servicios y 56% con segundos. Para Troicki, 88% y 55%. Nadal sumó 32 saques directos en cuatro partidos: a media exacta de ocho por día.

El cochazo amarillo limón brillaba en puro esplendor sobre la hierba. Sonreía su propietario: Rafael Nadal, el tricampeón de Stuttgart. Observaba Philip Brook, presidente del All England Club. Y Nadal miraba más allá del coche: mira a Wimbledon.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar