jugadores

Open Australia | FINAL MASCULINA

Cuarto título en Melbourne para el serbio Novak Djokovic

Es el primer campeón tres años consecutivos en la Era Open.

Alejandro Delmás
Cuarto título en Melbourne para el serbio Novak Djokovic Ampliar
Novak Djokovic celebra su triunfo en el Abierto de Australia 2013 frente al británico Andy Murray. | Dennis Sabangan

Novak Djokovic confirmó su liderazgo en la cima del tenis mundial y de la ATP al conquistar su cuarto Abierto de Australia en su segunda final ante Andy Murray: 6-7 (4), 7-6 (3), 6-3 y 6-2, en tres horas y 40 minutos. Al mismo tiempo, se trata del tercer título consecutivo (2011, 12, 13) que el actual número uno del mundo alza en el Rod Laver Arena: esto es un hecho sin precedentes en el Abierto australiano, en la Era Open. Antes de esta Era Open, que comenzó en 1968, Roy Emerson, plusmarquista de títulos en Australia, ganó el torneo cinco veces consecutivas: entre 1963 y 1967. Se trata del sexto título de Grand Slam para Djokovic, que ya ha ganado también en Wimbledon y Nueva York , y al que sólo le falta salir campeón de Roland Garros.

La superioridad física de Djokovic sentenció una final monocorde de larguísimos intercambios (con peloteos de hasta 35 golpes) en la que no se produjo un solo ‘break’ o rotura de servicio hasta el octavo juego del tercer set. A esas alturas (después del ‘tiebreak’ del segundo set), Murray ya había sido atendido por el ‘trainer’ de ampollas en el pie: la batalla de cuatro horas que el escocés había mantenido con Federer en la dura semifinal del viernes, al límite de cinco sets, apareció como un impuesto extra a recaudar por la exigente tesorería de Djokovic. El ritmo del partido fue duro físicamente, pero con escasa creatividad y muchas prevenciones: los protagonistas se conocen perfectamente y daban la impresión de tener analizadas, controladas y 'scouteadas' todas las variantes.

Un gran final del primer set, en el que llegó a ganar 16 puntos sobre 14, permitió a Murray controlar la primera manga en un ‘tiebreak’ decantado con 4-0 para el escocés a través de una doble falta de Djokovic: 25 errores no forzados en ese set inicial. Aún con el triunfo final, la cuenta de errores no forzados de Djokovic superaría claramente la de Murray: 61-46. Pero el serbio gobernó con golpes ganadores (47-29) y con mínima ventaja en saques directos: 8-7.

El primer set duró hora y ocho minutos… y ya fue cociendo los pies de Andy, a quien salvaba su primer servicio: hasta el tercer set, Murray (que llegó a navegar en un 84% de puntos ganados con primeros servicio, para terminar en 81%) fue ganando el 100% de puntos cuando conectaba primeros saques en el cuadro de las ventajas. Pese a las estrategias de Ivan Lendl, Andy ya ponía proa a su segunda derrota ante Novak en una final de Australia: la primera vez fue en 2011.

Pero la segunda manga fue, al mismo nivel que la primera, otro castigo físico y de largos intercambios. Sólo que Djokovic supo controlar el ‘tiebreak’ de este segundo set tras dos errores no forzados de Murray con la derecha, y ahí, cuando se cruzaban las dos horas y 13 minutos de partido, llegaron los problemas en los pies del escocés, que comenzó a cojear visiblemente desde los arranques del tercer set. Bajó la intensidad en el saque de Murray, que cayó por debajo de 60% en los sets tercero (59%) y cuarto (57%). Con 3-4 para Novak, servicio de Murray, y a la octava bola de rotura, Djokovic firmó el primer ‘break’ del partido cuando una derecha cruzada de Murray, cada vez menos móvil, se estrelló en la cinta de la red, al contrario de lo que ocurrió varias veces con los ‘lucky cords’ o golpes de fortuna en la red en favor de Djokovic.

El serbio no perdió la oportunidad y cerró el tercer set con 6-3. A partir de ahí, el desenlace estaba claro. Djokovic zanjó el asunto con un demoledor 6-2 en el cuarto set (Murray no aprovechó ninguna de las cuatro bolas de ‘break’ que jugó sobre el servicio de Novak), hizo sus pasos de baile, sus estiramientos… y se fue a que Andre Agassi le entregara por cuarta vez la Norman Brookes Cup: la que alza el campeón en Melbourne.

Estadísticas AS.com